Simple Humans

Author: xabyvita /

Como si fuese un ordenador, en lo que a sus funciones se refiere. Memoria de almacenaje.
Así funciona el cerebro. Y después nuestra memoria emotiva, las hormonas, nos da latigazos al azar para demostrarnos que gracias a ella no somos simples como el mecanismo de un chupete, sino que tenemos lo nuestro y lo nuestro no lo tiene nadie. Muy maja la memoria esta, sobre todo cuando el cerebro intenta imponerse a ella, y ella, con toda la razón del mundo responde con alguna que otra putadilla para demostrarle quien es la que manda en caso de que alguien lo haga.
Un gran parto el de cada uno de nosotros, y ese exacto momento en el que damos nuestra primera inspiración y empezamos a darle caña al corazón, en ese momento algunos lloramos y otros no lo hacemos. Hace poco vi un corto en el que hablaban de la muerte como el nacimiento y el nacimiento como la muerte, todo marcha atrás con una lógica algo cuestionable pero tampoco en exceso.
Muchos somos y de diferente modo actuamos todos; patrones, también es verdad que todo se basa en patrones.
Pero aún así, éste no es un post con preguntas filosóficas, no las necesitamos... no las necesitamos porque después nos aparecen las hormonas dando latigazos y nos volvemos a dar cuenta por milésima vez que es mas importante tenerlas contentas a ellas que al cerebro.
No dejaré pregunta sin respuesta, quien no lo comparta posiblemente no lo entienda.
Si nos ponemos finos, entender supone asimilar las palabras que otro te dice.
En mi humilde opinión, cuando dos personas no están de acuerdo sobre el ser humano y la sociedad posiblemente se encuentren en el mismo punto y no lo sepan. Sobre la felicidad, sobre el amor propio, la confianza, la seguridad, la fuerza... sobre todo esto hay cosas escritas que ya nos dan a entender que cada uno cree que es de una manera y ninguno se pone de acuerdo.
Los conceptos posiblemente sean lo que más diferencias nos provocan y posiblemente no nos demos cuenta de que el gazpacho andaluz es diferente al manchego pero fuera de España hablas de gazpacho y a lo mejor a muchos no les gusta uno pensando que es el otro.
Configuramos nuestra cabeza demasiado alegremente, yo creo que no deberíamos permitir la vergüenza que damos cuando defendemos algo incondicionalmente sin dar posibilidad de entender la réplica, sería una actitud cojonuda desde luego, pero es mucho pedir por lo visto.
Aún así, en una cosa estamos de acuerdo, existen psicología y psiquiatría, que cuando se nos va la pinza un poquico se nos intenta entender y se nos da munición, básicamente dices que no tienes balas y ellos te señalan al bolsillo y te dicen: anda majo, métete la mano al bolsillo.
Para mi este oficio es precioso, el de la mente y eso, lo que pasa que a mi ya me cansa un poquito esto de las consecuencias. Esto va así, la sociedad sucede, aparece de la nada porque tiene que aparecer, entonces como no puedes tener contento a todo el personal, les vendes una moto a la mayoría sabiendo que te la van a coger y al resto que les den por culo. Entonces la sociedad crea los marginados, los fuera de lugar y después crea oficios para paliar relativamente esas consecuencias.
Pero no toda psicología y psiquiatría se centran en consecuencias de la sociedad... también existen las consecuencias de nosotros mismos. Ahora vamos a explicar lo que esto significa.
No existe humano insensible, y si existe es porque la sensibilidad le ha insensibilizado. Quien no opine lo mismo ya se puede poner de rodillas porque me va a hacer pasar un buen rato, estoy cansado de la idea de la maldad en el ser humano como algo de nacimiento, el mal, la falta de sentimientos. Una cosa bien clara que a más de uno le cuesta asumir, que no te quieran a ti no quiere decir que no quieran otras cosas en su vida, e incluso queriéndote a ti, esa persona puede querer muuuuchas mas cosas aparte. Ni somos exclusivos, ni porque encontremos a alguien con su vida calibrada y que choque con lo que hasta ahora estamos acostumbrados quiere decir que no tenga sentimientos.
Tanto si existe el frío como el calor es porque tenemos sensibilidad para notarlo (literal y figuradamente).
¿Puede llegar el punto en el que nuestra cabeza nos domine y perdamos el norte?
Claro que puede. No está tan lejos como se piensa. Si nos metemos en estadísticas, desde que el humano está en sociedad hasta que va avanzando y asumiendo nuevas costumbres (ropa, comida, productos personales, música, trabajo...) la proporción de 'locos' ha crecido a un ritmo apabullante.
El fin está a la vuelta de la esquina. No lo afirmo de un modo pesimista, no me parece malo.
La mente humana depende de muchos factores, el principal es la memoria y nos la estamos cargando día a día. Aquí también asoman la cabeza otros amigos como el amor propio, también los valores y bueno alguna que otra cosita más que, al no ser tan matemático como que la memoria es memoria, se ponen en tela de juicio constantemente a voluntad del demandante.
Hablemos de fortaleza, de seguridad. Soy fiel defensor de que abrir los horizontes y las miras te abre también la capacidad de alcanzar una felicidad más consciente que el que se conforma con dar de lado a su independencia por lo que sea. Está bien vivir en pareja y comerse los mocos, pero si luego te quedas solo y la vida sigue, te puedes dar cuenta de que en todo este tiempo no has aprendido a enfrentarte a la vida por dejarte llevar por lo más bonito que hay en esta vida: sentir en compañía. Sentir en compañía no es follar, que muchos se equivocan. Follar sin sentir es como una oleada masiva de marketing publicitario. Lo hacemos por un impulso (como el que compra algo que no necesita) y cuando lo tenemos sabemos que hay algo que estaría mucho mejor que eso. Y es aquí donde yo digo, pues sin este aspecto todos tenemos dinero ilimitado, qué puede haber mejor que ir comprando cosas mientras pase el tiempo y vayas de tienda en tienda hasta que des con lo tuyo. Pero bueno aquí cada cual tiene su visión sobre ésto y no por ello es menos respetable.
Eso si, en vez de dar asignaturas en los colegios sobre cosas que no vas a necesitar en la puta vida, bien podrían poner una asignatura todos los años que se llame 'Vida real en sociedad' y enseñar a los críos a no conformarse con lo que les dan y que tengan vidilla, que las decepciones que se lleven por esta sociedad no les facilite darse puñetazos en la cabeza para andar por la vida mirando al suelo.
Los padres deberían estar orgullosos de que a sus hijos les estén enseñando que si quieres ser alguien en la vida tienes que estudiar para trabajar y que ninguno le de armas para enfrentarse a la vida.
Luego nos quejamos de que la vida es injusta. Yo me quejo de que si tanto amor hay por la vida lo demostremos en primer lugar demostrando que lo que tenemos en la sesera tiene un mínimo de valor para este mundo.
Transmito un mensaje importante, todos podremos estar locos. Algún día unos podrán estar orgullosos de su vida y el foco se apagará. Otros morirán sin sentir orgullo de su vida. Lo importante es que cuando el foco se apague, lo mismo nuestro cuerpo no lo hace.
Por eso mismo hay que apuntar alto, y sobre todo apuntes donde apuntes, intentar hacer tiros certeros.
En resumen y después de la parrafada que es lo que intento decir con todo esto:
¡Quiérete un poco joder! ;)



0 inspirados: