Shattered

Author: xabyvita /


Habían muchos, cientos, miles, ¡millones!; todos miraban el cielo.
Atónitos, aún no comprendían lo que les acababa de ocurrir.
Un día se levantaron y creían que todo era normal. ¿Normal?.
Un disparo se escuchó, no se asomó la muerte. No podían morir.
Mal día para suicidarse. La sangre tenía vida propia, nada la asfixiaba.
Y conforme fue corriendo el segundero, la codicia asomó la cabeza.
Odio, amor, felicidad, tristeza... el ying y el yang se pelearon por un día.
El vapor de la hemoglobina carbonizada los cegó a todos. El día terminó.
Conforme llegó el sol, todos se debilitaron, tuvieron que pagar.
El señor dolor empezó a pasar factura por sus deudas pendientes.
La señora felicidad alzó la mano para decir adiós y a lo mejor hasta nunca.
El día hermano asomó la cabeza. Pensar, sentir y no poder mover un dedo.
Mientras todos miraban al cielo, los pensamientos flotaban en el aire.
¿Por qué nos han timado?, ¿por qué ha pasado todo esto?.
Otros, se miraban sonriendo. No querían saber porque lo entendían.
Entendían que no estaban locos, que no somos dioses sino animales.
Animales que necesitan ostias para aprender. ¿Inteligencia demonizada?
No, mas bien la inteligencia tiene un manual, como los muebles a montar.
'Si no sabe utilizarla bien, no la utilice o el edificio se derrumbará'.
Y el segundero sigue marcando nuevos valores, nadie mueve un dedo.
Esperemos a que nos vuelvan a visitar nuestros amigos, ¿no?.
Bucle tras bucle, ni una historia inventada, ni un golpe del destino.
Nada nos hace aprender. Nada nos hace ser mas permeables.
Un orgullo asomar la cabeza por la calle a diario. Molamos :).

0 inspirados: