Quizz

Author: xabyvita /

- Disculpas aceptadas.
- ¿Cómo?.
- Pues eso, que cuando tu...
- No, a ver si vamos tirando de la memoria, yo no soy de los que se arrepienten. Creí habértelo comentado en su día, y desde luego tú no eres una excepción, menudo chasco si era lo que creías, ¿no?
- Pero...
- Pero es lo que tiene dárselas de listo y confundir prepotencia con amor propio. De eso posiblemente si te podría enseñar un rato.
- Veo que eres un poco rencoroso.
- Descuida, cuando vuelva a mi casa me replantearé mi vida, no lo tenía pensado pero me acabas de iluminar el camino.
Conclusión: A veces la gente no está concienciada de lo que supone ser un completo e íntegro gilipollas. Por suerte existimos los que nos damos cuenta de lo que hacemos y damos parte de ello, vamos, lo que viene siendo compulsar una fotocopia, que lo que hay es así, pero por si no lo sabías miras el sellito y ya puedes dormir tranquilo.
Un chupitico a la salud de los que aún creemos en los valores, al resto que os follen de canto.

Science of the Imperfects

Author: xabyvita /

La inquietud acerca de su origen, su por qué les empujaba con la fuerza del latido de un único corazón. ¿Quiénes eran?, ¿Por qué estaban predeterminados para aceptar que su existencia era una mera casualidad?.
Pasaron los años y así crearon fórmulas que les permitían andar con cierta seguridad por un terreno que ya consideraban muy suyo. Desarrollaron sus potenciales físicos, algunos de los intelectuales también. Siempre supieron en el fondo que había un núcleo. Un mundo en el que su propia existencia se empeñaba en hacerles sentir el escalón mas bajo de todos.
Durante su colonización, los humanos se habían dado cuenta de que existían dos mundos dentro de su propio cuerpo. Sabían que la realidad se configuraba ante sus propios ojos, pero aún no eran conscientes de que estaban trabajando bajo un sistema operativo ya configurado para tener un inicio y un fin. Tampoco eran conscientes del daño que podían hacer al destino, de la gran y monumental diferencia que podían marcar en la existencia.
Los sueños, contracciones de poder que les animaba a adaptarse todos los días a una vida rutinaria y falsa, poco a poco empezaban a ser sentidos como algo místico. La gran sociedad humana se dividía entre el miedo de los que conocían la punta del iceberg, los que veían la ciencia del sueño como una violación de la ley natural, y por último, los auténticos mercenarios, verdaderos héroes dispuestos a marcar una gran diferencia.
A lo largo de su biografía empezaban a brotar valientes figuras que, sin saberlo, serían considerados en un futuro verdaderos científicos de la vida. Muy por encima de los que encabezaban las sociedades, de los que alimentaban la codicia humana aprovechando sus debilidades. El consumismo que había predominado durante siglos empezaba a cobrar un segundo plano cada vez mas débil, pasando a ser considerado como un vicio y asumido como tal.
El ser humano había aprendido a abrazarse a sí mismo. Los cimientos de la historia, no sólo los de la realidad terrestre, empezaban a temblar como nunca lo habían hecho.
Esos pequeños golpes de ingenio que les empujaba a superarse, llegaron a ser desvirgados. Una vez pasada la tormenta humana, una vez que todo estaba ya descubierto sobre su presente, descubrieron el verdadero fuego.
El arma que habían dejado en la trastienda, relucía en sus pupilas con el ímpetu de un rayo sobre el inmenso océano. Había más de donde sacar punta, la más preciosa de todas las maderas necesitaba una buena dosis de lija y barniz.
¿Cómo podían tirar de este nuevo hilo? Este carrete era el carrete de entre todos los carretes. Una nueva inquietud había surgido dentro de sus miserables vidas.



"Al Hombre, de verdad, sólo se le conoce por sus sueños" 

                                                                               Platón