Conclusión

Author: xabyvita /

Hay tantas que ya es difícil diferenciar la piel sana de la que no lo está. Todos llevamos brechas.
No nos dejamos ayudar, todo se curará por su cuenta. A algunos nos cunde o lo intentamos.
Y como no lo hace, al final no aprendemos a querernos. Y nos convertimos en zombies hambrientos de afecto.
Una cosa bien clara: si no te quieres tu, y me salpica tu falta de amor propio, que te aguante tu puta madre.