Relato de un Sueño

Author: xabyvita /

Oscuridad tardía en aquel hambriento cielo, fresco pero no frío... despertarme tumbado en aquel complejo abierto de madera húmeda me desconcertaba, pero en cierto modo me resultaba familiar. No era el único, pude notar el suelo y las paredes crujir junto con simpáticas voces de auxilio sonando a mi alrededor. Al levantar la mirada me quedé totalmente atónito, yo conocía a esas personas, era increíble... es como si me encontrase con la generación de hijos de todos mis amigos teniendo mi edad. Era una mezcla peligrosa pero atractiva, una belleza un tanto tétrica a la par que hermosa. Una chica me cogió la mano y me preguntó si estaba bien, si podía levantarme sólo. Asentí con la cabeza e impregné mi mano de humedad emergente de aquel suelo casi mojado.
Paseé por el sítio, descubriedo un paisaje totalmente aislado del mundo. Me senté en una esquina para poder divisar el horizonte. Era un paisaje de colores oscuros, montañas marrones y árboles verdes que tapaban cualquier posibilidad de vida a mi alrededor.
Me familiaricé con el lugar, hablé con los que conmigo se hallaban y compartimos un agrio pero optimista sentido del humor. Decían conocerme de algo, de un sueño tal vez, de algo que no recordaban pero sentían haber vivido... al igual que entre ellos. No despertábamos ningún sentimiento hostil entre nosotros.
No tardamos en separarnos, cada uno en una dirección para inspeccionar el lugar. Estaba destruido por la mitad, era una agradable casa de madera arrancada de sus raíces como un árbol que separan de su base. Las paredes llegaban sólo a la mitad y una escalera se perdía en el cielo con intención de alcanzarlo pero sin conseguirlo.
De repente, el corazón se me disparó, el cielo se entumecía lentamente, y de él surgían nubes grises que, rápidamente, se tornaban negras cual miedo más profundo. Cerré los ojos pues el viento me empujaba tanto que me obligó a agarrarme al saliente más cercano y, quise despertar, pero no lo conseguía. Tras unos míseros segundos, el viento cesó y, para mi sorpresa, cuando desperté, me encontraba solo en aquel extraño lugar.
Inesperadamente, mis vísceras empezaron a vibrar con un pánico que no llegaba a comprender, mientras giraba la cabeza lentamente pude notar a través de mis piernas, subiendo del suelo y agarrándose a mis tripas, pasos secos, duros y lentos no muy lejanos. Mi cuerpo me obligaba a quedarme quieto, pero mi mente y ojos querían descubrir que se encontraba detrás de mí.
No podía asimilar qué era lo que estaba viendo, era demasiado tétrico para ser verdad, parte de una película onírica que por momentos se volvía mas oscura y menos comprensible. Era el cielo, parte de él se habia vuelto rojo como la sangre y la otra parte parecían gases oscuros que, como formando un huracán, dibujaban una figura humana detrás de mi.
Me perseguía, me buscaba como la muerte busca a su inocente víctima. No pude huir, noté como aquella extraña figura envolvía mi cuerpo hasta que, en una última respiración, el último aliento me devolvió a la vida. Ahí estaba, en mi cama, tratando de recordar lo sucedido mientras mi corazón volvía a su estado normal. Quise pensar que se trataba de un simple sueño, pero algo dentro de mí sabía con certeza que se trataba de algo más complicado. Aún era temprano y debía dormir... no se trataba de una pesadilla cualquiera, yo quería volver a ese sítio.
Cerré los ojos y con dificultad me relajaba lentamente hasta notar mi cuerpo totalmente dormido.
¿Qué estaba pasando?, volví a despertar en el mismo sitio de la casa, con la misma postura y la misma sensación, tumbado y encogido como un bebé que busca protección en el vientre de su madre.
Me volví a poner en pie con desconfianza y pude observar que estaba aconteciendo exactamente lo mismo que la vez anterior, los mismos comentarios, las mismas sonrisas perversas. No quise dar lugar a la misma situación anterior, así que me puse a correr rumbo hacia los árboles de aquella montaña, cuesta abajo y sin control. Resbalé, pero no me hice daño, estaba cayendo cuesta abajo sin control alguno, hasta que el relieve se levantó y frenó mi maltratado cuerpo. Me sentía aturdido, y, mientras me levantaba, el inexistente contenido de mi estómago pegaba duros golpes para salir. Respiré profundo mientras me agarraba la cabeza, parecía que iba a explotar. Poco a poco me recuperé del susto y observé a mi alrededor. Había un cartel, también de madera, que parecía indicar un sitio a pocos kilómetros de donde yo me encontraba.
Distinguí una palabra del cartel, era 'peligro'. No hice caso al cartel, pues el cielo volvía a deformarse, como la vez anterior, justo encima de mi cabeza. Volví a correr despavorido, siguiendo la senda que dibujaba aquel cartel.
No podía parar de correr, el cielo ya había dibujado a su malvado demonio que cada vez se acercaba más a mi. Cuando giré la cabeza para ver lo que tenía delante, esquivé a una persona que me miraba quieta, seria y sin ningún gesto. No lo podía creer, ¿era posible que se tratase de mi difunto tío?, ¿se trataba de una macabra broma de Morfeo?, no, yo sabía que no era culpa del sueño. Seguí corriendo mientras veía como mi enemigo penetraba en el cuerpo de mi tío y lo hacía desaparecer. No sabía donde meterme, habían muchas personas en pie mirándome y las conocía a todas y cada una de ellas, pero no quise pensar así que corrí hasta el filo de un barranco que me hizo parar en seco.
Intenté ponerme a salvo, pero estaba demasiado nervioso y caí a la inmensa apertura de aquel pozo abierto. Mientras caía, cerré los ojos y los apreté con tanta fuerza que parecía que los párpados se repelían entre sí. Antes de chocar contra el suelo, abrí los ojos, estaba rodeado de él, de ese miedo con forma del que huía. Volví a despertar sudando en mi cama... esta vez no quise dejar tiempo para recuperarme, volví a cerrar mis ojos sin pensar en la hora que era, no me importaba, sólo quería acabar con aquel maldito ser que me destruía y me volvía a revivir.
Por tercera vez, volví a despertar en esa casa, no hablé con nadie, sólo me limitaba a caminar entre aquellos árboles bajo la atónita mirada de aquella gente. Llegué donde estaba el cartel, esta vez pude diferenciar: 'Peligro: Barrera temporal'. Volví a diferenciar figuras a lo lejos, quietas, pareciendo emerger del barro del suelo. Lo miré de nuevo, esta vez no quise volver allí, así que reanudé mi marcha hacia atrás, volviendo sobre mis pasos.
El viento empezó a golpear otra vez mi cuerpo, estaba en la puerta de la casa y me agarré a la escalera, de manera que esta vez pude ver como los cuerpos de aquellas simpáticas personas se desvanecían como el vapor, como la niebla. De nuevo ahí volvía él, esta vez no dejé que se formase a mis espaldas, así que lo miré, me quedé quieto y con mirada desafiante. Una vez apareció la cabeza, le grité, le insulté y le provoqué. Esta vez me fui acercando yo y la figura era la que retrocedía.
No podía creerlo, estaba empezando a desvanecerse, esta vez había ganado yo la partida. Cuando apenas quedaban restos de aquel humo, observé la escalera a lo lejos, y una puerta abriéndose en sus entrañas. Me acerqué a ella y, emocionado, pude diferenciar la puerta del ascensor de mi edificio. Entre lágrimas de desesperación, abrí la puerta y me adentré en su interior. Era diferente, sólo tenía cuatro botones, pero el resto era igual, más desgastado y sucio pero igual.
Queriendo hacer desaparecer la horrible pesadilla, pulsé el 3 y el ascensor se puso en marcha. Me agaché y me apoyé en la pared queriendo desaparecer.
Poco a poco, volví a una rara normalidad. El ascensor se paró y abrí la puerta lentamente. Asomé mi cabeza y no lo podía creer, estaba en mi edificio. Las puertas de los pisos de la planta se abrieron al mismo compás. Sabía que una de esas puertas me devolvería a la vida, así que andé hacia una de ellas para ver que había en su interior.
No llegué a la mitad del trayecto cuando vi que de todas las puertas salían brazos que me cogían así que me puse a correr hacia la tranquilidad. Llegué allí, al sitio menos planeado. Cuando dirigí mi mirada hacia el suelo, para mi sorpresa estaba en un piso, y la puerta se cerró frente a mis ojos. Esta vez era diferente, no me sentía asustado. Giré la cabeza y pude observar a aquella preciosa señora, era mayor, pero su cara demostraba simpatía. Me invitó a entrar, y una vez cerca de ella, me incitó a sentarme con ella. Era extraño, podía diferenciar lo que quería decirme, pero no su voz. Es como si me hablase por telepatía. Entonces lo comprendí todo, le encontré el sentido a mi vida, me sentí pleno. Estaba tan cansado y fue tanto el subidón que sin querer me quedé dormido en el sofá de aquella extraña señora. Al abrir los ojos recordé lo que me habían enseñado, estaba en el pasado. Era diferente, no era el pasado que yo conocí, no me había ido a Portugal y estaba en mi edificio... y recordé lo que esa señora me mostró, tenía la oportunidad de vivir profundamente en un sueño hasta la muerte de mi cuerpo, o tendría que buscarme un modo de hacer de ese mundo paralelo el mundo que realmente fue para poder despertarme en mi cama.

3 inspirados:

Tamara dijo...

O_O
en serio, leer esto nada mas despertarme me deja muerta...xDDD
seguro que para ti ha sido muy inspirador, yo a la primera que me hubiera despertado habría dejado de pensar en ello...viva tu persistencia, espero que de verdad te haya servido de algo, porque seguro que has perdido toda la mañana....xDDDDDDDD

Loudmouth dijo...

xDDDD humo? perdidos?xDD

xabyvita dijo...

xDD me traicionaría mi subconsciente, pero vamos como yo lo recuerdo no tiene nada que ver con perdidos!! y mira que no eres la única que me lo ha comentao... supongo que me explicaré mal. La crítica que yo le haría a este sueño es:
El humo es del cielo y representa una adversidad, un obstáculo en el camino, eso por lo que a veces escogemos otros caminos porque nos sentimos pequeños quizás, asustados, no nos apetece... la moraleja es que todos tenemos separación entre sentimientos y cabeza, a veces sentimos que nos gustaría que todo fuese de otra manera pero si pudiesemos elegir nos quedaríamos con lo que tenemos porque la razón nos pone los pies en la tierra... y el subconsciente nos pega collejas de vez en cuando con ello, como a mi con este sueño.
El sueño en el fondo es un viaje a todo lo que pasó una vez y nunca volverá a pasar, incluso aquello que no pasó pero alguna vez nos planteamos... mundos paralelos, pero no está olvidado, de ahí a ver a los muertos en la barrera del tiempo, y también a los desconocidos que te son conocidos, los que alguna vez creaste en tu mente imaginando a una persona. El hecho de huir hacia ellos de una cosa que desconoces, aferrándote a lo que es de tu mente. Una prueba del subconsciente en la que si consigues ganar la partida a la razón (el cambio entre huir de lo desconocido a enfrentarte a ello) tienes una recompensa o no, y en caso de tenerla, ver si te parece una recompensa de verdad o una putada... es una ida de oya a lo grande pero me pareció curiosa y como llevaba tiempo sin dar por saco con mi blog pos ahí lo llevas, con cuchara si usted la requiere!