Fuego

Author: xabyvita /

Es cierto que existen una serie de elementos... elementos inalterables, incontrolables que nos mantienen día tras día en este mundo desconocido respirando, suspirando... sintiendo.
Son tan reales como la tierra que pisamos y envolvemos para evolucionar; fluídos como el aire que llena nuestros pulmones y roza nuestra piel en días de brisa y lluvia, sol y sombras; inmensos como el mar que nos hace pensar, disfrutar y adentrarnos en lo desconocido; ardientes como el fuego que quema con el dolor y llena de vida con la pasión, alegría.
Es interesante el fuego... siempre relacionado con aquello intenso... amor... pasión... odio... una llama de fuego con la que mantener relación con nuestro interior, lo vivo.. lo muerto. En relación a lo sensible todos ardemos, somos pequeñas ascuas en potencia de formar hogueras, dar calor cuando hace frío... de envolver poblados enteros de desolación y lágrimas, proporcionando a lo metafórico una cualidad seria... realidad.
Los juegos con fuego son peligrosos, oscuros... devastadores. Nunca pienses que puedes controlar un elemento del que no eres más que partícipe, huesped, inquilino. Al pretender que dos llamas se unan para crear una fogata se corren muchos riesgos.. sobre la tierra, el aire, agua... viento, lluvia... tornados, maremotos.
Es tranquilizante el hecho de saber que la tierra siempre vuelve a su estado tras estados caóticos... tras una lluvia de fuego, tornados de piedras, terremotos... todo vuelve a la tranquilidad, lo dificil pasa y el aire vuelve a dar vida, la tierra da sustento, el fuego da alma y el mar da cordura.
Sin embargo, es triste el hecho de que siempre quedan secuelas, cicatrices que impiden que todo sea exactamente igual, como se pretendía... ese salvaje bosque quizás no vuelva a suspirar, no volverá a dar aquellos hermosos frutos que aun siendo aleatoriamente venenosos daban fortaleza.
El hecho de manejar fuego es peligroso debido a que cada llama está destinada a arder con determinada intensidad, con determinado brillo, lumbre. Alguien nota la ausencia, el cambio... irremediablemente el fuego prende y acaba con determinadas sustancias... como el amor... el odio... y el tiempo recicla esas sustancias y les vuelve a dar vida...

- Siento que haber jugado con fuego ha apagado mi cuerpo, mi afecto. Aprenderé con el tiempo a conseguir darle la mano al fuego sin quemar, sin arder, sin sufrir. Pese a todo, el río sigue un camino hasta el mar ya que todo forma parte del curso de la vida, del destino... todo acaba siendo como debe ser, y de ello quedan las cenizas que nos muestran resquicios de una civilización, de vida.

1 inspirados:

Tamara dijo...

Que si, como siempre, muy filosofico y muy bonito, xo aki las cosas claras.
que si, q x sentir como tu sientes (al maximo) te an jodido en mas de una ocasion, xo te aseguro que cuando alguien te devuelva algun sentimiento de la misma forma que tu lo ofreces no va a haber nadie que no te envidie, xq no creo que nadie pueda ofrecer mas amor, cariño y amistad de que lo que tu lo haces ^^

^^wammers 4ever^^