TE LO HAS TRAGADO (JE!)

Author: xabyvita /

Con voz de nelson (simpsons) y apuntando Alba y yo, cada uno a una oreja de n0p: JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAJAAAAAAAAAAAAAAA, has pikado!!! xDDDD a continuación un par de fotos de la noche sorpresa... macroquedada alera xDDD



Espero aún una denuncia por pinchar esta foto... xD eso te pasa por taparte para las fotos xD

Dundi!

OOOOOO TIOOOOOOO QUE WAPOOOOOOOOO

Ya no tendrás problemas para.... Dormir¿? xDDDD

Chupaculos!!! xDDDDDD cuidao no la calientes mucho que muje y todo

Pobre vaca... xDDD si es que no hay derecho

Menudo trío... xD

Jumm... alguien se estaba meando un poco... xDDD

LOS JAVIS!! xDDDD (cucaracha y la rubia xD)

Jumm... wack que careto!! xD

El gorro de chenoa triunfó... (se que tu me engañarásss xDDD)

Vaya que si triunfó el sombrerito xD
Sbiky & Singa =D


El gilipoyas, la rubia y una tal narey ( ;P mencanta la foto )

Umbrales

Author: xabyvita /

El pequeño humanoide se despertó en su cama, como cualquier día, abrazado a las sábanas tras desconectar con el subconsciente de los sueños. Se despertó con ganas de bajar las escaleras e ir a la cocina para tomarse esas ricas tostadas de mantequilla con azucar que su padre se encargaba de preparar, levantándose una hora antes para organizar la planificación de un dia pensado en ayer como mañana. La misma rutina se repetía, deslizaba sus vagos pies por aquella escalera de madera. Una vez abajo, se sentó enl a concina. Tras desayunar, bostezó, miró fijamente los imanes del refrigerador, y en un intento de despertarse, se dispuso nuevamente a subir las escaleras...

- Joder! si las acabo de bajar! - pensó. - Bueno, habrá que subir, no hay tiempo para tonterías ahora... no voy a hacer esperar a papá.

Subiendo las escaleras, no midió bien al levantar un pié y se lo estampó contra un escalón:

- Dios, ostia, coño, joderrrrr ! - gritó tapándose la boca. - Como todas las putas mañanas siempre tiene que haber algo que salga mal: que no me despierto de una pesadilla, se me cae la tostada en la mesa (sin mantel, claro); que no tengo la nariz taponada, se me cae azucar al suelo; que no me doy con la puerta, derramo la leche sin querer... pero claro, es mucho pedir por un maldito día que todo salga bien...

Lentamente meditó y se le dibujó una sonrisa en la cara.

- Como se nota que soy de esta familia, jajaja -pensó. - Ahora fijo que me pego con la frente en la puerta del coche jajaja

Se dispuso entonces rápidamente a vestirse, pues le restaban sólo cinco minutos antes de marchar. Se empapó la cabellera, cogió la mochila y rapidamente bajó las escaleras de mil en mil. Tras abrir la puerta exterior de la casa, ahí estaba su padre, dentro del coche en el que iba al instituto todos los días. Se dispuso a abrir la puerta y recordó la escena anterior, así que con cuidado se agachó y al sentarse, el alivio de haber superado la prueba le dibujó una simpática carcajada que a su padre le inquietó.

- Hemos desayunado payasete hoy, eh?. -dijo el padre. - Suerte para el examen de hoy.
- (MIERDA! EL EXAMEN!) - pensó, y rápidamente su expresión cambió de una plácida sonrisa a una amarga opresión en el estómago. - Ah! si, es verdad, el examen... claro... bueno gracias, aunque lo llevo bastante bien, está tirao.
- Hasta el rabo todo es toro hijo... hasta el rabo todo es toro. - Sonreía el padre. - Que más sabe el diablo por viejo que por diablo...

El ambiente se empapó entonces de un silencio bastante cargado de ironía y sarcasmo. Al bajar del coche, le dio dos besos a su padre y se dispuso a entrar en el complejo estudiantil. Como siempre, saludó al conserje y subió la cuesta con la mochila en la espalda como si se tratase de una prueba de gimnasia.
El niño se paró derrepente, sus gestos cambiaron radicalmente y su cara mostraba una profunda incerteza, estaba desconcertado como si algo malo fuese a pasar. Alzó la mirada al cielo y pudo observar un punto negro en el mismo cielo despejado. Poco a poco le restó importancia y continuó la marcha. Se reunió entonces con sus compañeros de aula, como siempre todos habian 'desayunado payasete', las carcajadas se escuchaban en cada rincón del patio como si se tratase de un grupo de hienas que se ríen de las desgracias ajenas. Todo continuó acorde a la normalidad de todos los días. Tras tres fatídicas horas de escuchar historias, teorías y charlas, todos salieron al patio. Nuestro pequeño protagonista se paró en medio de la multitud y observó como el cielo se volvía negro, las nubes formaban torrentes de aire y remolinos. Todo comenzó a desmoronarse, y su primera reacción fue correr despavorido hacia el gimnasio, pues era su destino original.

- Esta sensación... este viento rozando mi cara... no es la primera vez... - susurró. - En mis mas profundos sueños sé que esto ya pasó.

Andando por el patio en dirección al pabellón, la gente habia desaparecido por completo. Sólo se veían bolsas con zumos y bocatas envueltos en papel de plata tirados por el suelo. Un profundo silencio se apoderó del ambiente y el desconcertado niño no podía dejar de mirar al cielo y al suelo constantemente.

- Pero que coño?! - gritó.- HOLA?!, ALGUIEN ME ESCUCHA??.

Pero no obtuvo respuesta. El silencio lo inquietó aun más. Se tocó los bolsillos:

- En éste. No, en éste no. Joder, pero que pasa aquí, ¿y mi cartera?, ¿y mi movil?... uoOaaAH!

Comenzó a levitar a rás del suelo, verticalmente bocabajo. El enorme remolino que se alzaba sobre él lo buscaba con ansia. El pequeño perdió su punto de equilibrio, pero no todo estaba perdido. Lejos de desistir, analizó el paisaje con la mirada y divisó un mástil con la bandera del instituto a pocos metros. Desplazó el peso de su cuerpo de manera que consiguió dirigirse hacia el palo. Finalmente se agarró, pero el viento apretó y sólo pudo pender de una mano.

- MIERDA! SOCORRO POR FAVOR!! - gritaba con todo su poderío.

Poco después, sus fuerzas se desvanecieron y se soltó. No veía nada, sólo experimentaba una sensación de velocidad de vértigo.

Todo habia pasado, estaba en su habitación tumbado. Su discman seguía encendido, eran las 4 a.m. y la música se paró. Se despertó de golpe y poco después, parpadeó y se despertó de sopetón en su cama, sin música, con el discman parado. Esa mañana recordó el sueño constantemente. Poco después, habló con sus compañeros de aula y esa sensación de impotencia terminó por desaparecer.

P.d.: El umbral de los sueños tiene mucha profundidad, los sueños nunca son porque sí... la sensación que producen al despertar son toques de atención de algo que hay dentro de cada uno de nosotros. Toda la vida es una prueba a base de umbrales, de mirar más allá y de buscar emociones, no razones... simplemente emociones.

{xώ}