Algún día...

Author: xabyvita /

Una conversación de nuestra 'conciencia' con nuestro 'yo' incendiado. Esta canción es muy compleja, demuestra que no nos queremos y que casi siempre actuamos en contra de nosotros mismos. No nos damos cuenta de que no nos queremos, de que nos despreciamos con comentarios, nos tiramos piedras encima al ofender, al clasificar, pensar, hablar... el resultado es provocar fuego dentro de nosotros y hacer reaccionar a la persona que de verdad hay dentro, dejándo atrás a lo que de verdad da sentido a los sentimientos y emociones. Una voz pidiendo a gritos que no le hagan daño, que sueña con que 'algún día' se unirá a la barrera que le separa de la felicidad... de sí mismo. Quien quiera reflexionar, le aconsejo que deje que la voz de esta cancion le penetre en sus pensamientos y que haga de ella una voz interior... que esta voz proyecte desde dentro de cada uno de nosotros una simple emoción...

Sensaciones

Author: xabyvita /

Observaba el paisaje... sentía cada golpe de brisa en su cara como si el mundo le sonriese. Poco después se levantó y se desprendió de su ropa exterior, la echó encima de su toalla, que dibujaba una gran luna y estrellas alrededor, y se desplazó hacia la espuma que formaban las olas al acariciar aquel cúmulo de arena y piedras.

Se sentó en la orilla del mar y observó una luna resplandeciente durante toda la noche... la luna le representaba aquella guarida, ese sitio protegido en el que tanto le gusta estar. Este día es bueno para sentir... bueno para sonreir al pasado... para hacer aquello que nos impulsa un sentimiento de rebeldía, de libertad... ir contra las normas, y pensaba en lo que no es ser libre, sino en el camino para entender la libertad.


Notaba el aire rozar su pecho, su cara... sus piernas... sentía que todo el mundo debería experimentar ese sentimiento, y se sintió afortunado por estar en aquel lugar, por saber que sus sentimientos, sus experiencias eran sólo suyos y de nadie más. Poco a poco iba a entendiendo el sentido de la calma, el sentido de un aire respirado por todos y despreciado por nadie, aquel día todo daba igual... ni motivos, ni dependencias... sólo agua y luna eran suficientes para hacer de una mente incendiada un barco de salida.


Al despertar, su cara dibujaba una simpática sonrisa, no se encontraba en utopía, pero se encontraba en su lugar, aquel mundo hecho para alcanzar metas... en el mundo en que cada vez las metas demostraban que para alcanzar un tesoro no hace falta ansia, sino una buena dosis de realidad...