Nada más complejo

Author: xabyvita /

No hay nada más complejo que nuestra propia mente, esa máquina que nadie conoce en toda su totalidad. Como estamos limitados y condenados a tener la incertidumbre de lo que no podemos resolver, todos intentamos resolver lo que vemos que tiene solución... por eso mismo la vida se compone de antítesis, de contraponer todo a todo. Nada es grave, nada es simple... es todo de la manera que se entiende, por eso mismo existe la manera de alcanzar una felicidad mediante el sufrimiento, también existe aquello de que nunca vamos a coincidir todos en nada sea debido a que todos somos tan singulares que una misma figura vista desde el mismo ángulo cada uno la ve diferente... por ejemplo un cubo... un cubo todos vemos que tiene seis caras, y si es rojo es rojo, pero a cada uno le transmitirá 'algo'... incluso algo tan simple como un cubo rojo tiene 'algo' posiblemente relacionado con el subconsciente, que mientras que a uno le parece bonito a otro le parece feo... incluso los olores, todos olemos lo mismo pero a cada uno nos transmite diferentes sensaciones. Por la incapacidad de coincidir con nadie y ese preciso tesoro de tener la seguridad de que soy único, precisamente para mí esta vida se compone por antítesis, por momentos buenos y malos que dependen no de la calidad sino de la intensidad.

Es curioso cómo algo tan simple como un cerebro, insignificante a vista ajena... puede llegar a ser uno de los interrogantes de la vida... y que sea precisamente de él del que deriben todos los demás interrogantes, y que, aún siendo todos ellos muy significativos, en cierta manera todos vuelven a desembocar en él, en el cerebro humano. Si todos supiésemos como abrir sus puertas, ir abriendo poco a poco sus límites, quizás encontraríamos algo con lo que nunca habíamos pensado topar.

¿Es realmente posible abrir los límites del cerebro? aún sin haberlo conseguido, yo creo que sí es posible. Cada vez reflexionamos más sobre esta vida, cada vez llegamos a conclusiones más complejas que nuestros antepasados y con más facilidad; sólo hay que mirar atrás, los filósofos que ahora algunos estudiamos daban con soluciones y buscaban unas respuestas que a algunos nos parecen obvias y a otros nos parecen complejas. Algo muy posible es que el cerebro y todas sus incógnitas mueran antes de poder ser descifradas... y quizás miles de años después, otra especie viviente encuentre nuestros 'huesos' fosilizados, sin rastro de ningun tejido gelatinoso, sin rastro de que una cosa tan compleja tenga un destino tan simple: existir... y morir sin dejar rastro. Quizá los que nos descubran corran la misma suerte que nosotros, ya que el simple hecho de que nos hayan descubierto quiere decir que han tenido la inteligencia de saber cómo encontrarnos y saber de qué estan hechos nuestros... ' huesos'.

0 inspirados: